Podemos decir que el baño es una de las estancias más importantes e imprescindibles en un hogar,  y también posiblemente una de las que más problemas nos causan y antes nos planteamos remodelar en caso de ser necesario.

Pero muchos son los que, cuando se plantean reformar un baño, piensan en cambiar los elementos que vemos a simple vista: los sanitarios que se han deteriorado por el uso, cambiar la bañera por un plato ducha, el suelo, la grifería o el alicatado, olvidando la parte interior de los mismos.

Reforma interior de baños ¿son imprescindibles?

Una de las grandes dudas que te habrás planteado a la hora de plantarte ante una reforma en el baño es si se debe sustituir la instalación de fontanería y electricidad, al igual que sustituimos otros elementos exteriores (sanitarios, griferías, suelos…)

Deberemos de prestar atención a ciertos aspectos importantes que determinarán cambiar o no las instalaciones interiores de fontanería:

Antigüedad de las instalaciones: Es conveniente hacer una revisión de todas las instalaciones de un baño,  incluida la de fontanería.  Deberemos cambiar la instalación (tuberías y desagües) en los casos en que la instalación tenga más de 10 años o en los casos en los que el material sea acero galvanizado o plomo.

Tubería

Deterioros en las instalaciones por corrosión: Hay casos en los que la instalación de fontanería puede estar muy deteriorada,  pueden contener roturas o fugas por corrosión que te llevarán inevitablemente a su sustitución, o podrían ocasionarte mayores inconvenientes y obras más costosas a medio plazo.

Valoración del presupuesto: Es posible que estés pensando que si a la reforma exterior del baño le añadimos la reforma interior de fontanería, esto encarecerá los costes de forma considerable. No realizar un cambio de instalación de fontanería  por ahorrar una mínima cantidad económica es un gran error, pues a la larga podrán acarrear mayores problemas que nos suponga una reforma superior.

Cambiar los sanitarios u otros elementos pueden requerir una reforma en las instalaciones interiores: A veces los cambios en la distribución del mobiliario, los sanitarios en el baño,  o la introducción de nuevos elementos que necesiten agua nos obliga a modificar la instalación de fontanería.

Ten en cuenta estos puntos que, desde Instalaciones Arenas, te proponemos para sacar el máximo provecho al baño de la forma más rápida y económica posible. En caso de que lo que tengas en mente hacer supere tu propia capacidad para llevarlo a cabo, es recomendable pedir ayuda a un profesional. Y recuerda: nunca olvides valorar el estado interior de los mismos ¡Es mejor prevenir que curar!